Consulado en Cádiz

VISITA EL CONSULADO UN TOUR DE ARGENTINOS CON EL HISTORIADOR EDUARDO LAZZARI

Hemos tenido el agrado de recibir en el Consulado a un grupo turístico de ciudadanos argentinos, acompañados por el historiador Eduardo Lazzari, quien les contó de forma muy amena la historia de nuestra sede: la Casa del Primer Presidente de los argentinos, Bernardino Rivadavia.

En esta casa construida en 1815, vivió y murió Rivadavia. Ubicada entre las calles San José y Presidente Rivadavia, en pleno casco antiguo de Cádiz.

Rivadavia gobernó entre 1826 y 1827, terminando sus días lejos del Río de la Plata en Cádiz, la tierra de su origen familiar.

Trás su muerte, el edificio pasó por varias manos hasta que, en 1941 se formalizó la cesión del dominio en favor del Estado argentino. Lo que es hoy la Casa Rivadavia fue donada por Roger Balet, un catalán afincado en Buenos Aires y fundador en 1915 de lo que fue el famoso Bazar Dos Mundos, nombre que seguramente apelaba a los dos mundos de su vida: España y Argentina. 

Bernardino Rivadavia se embarcó rumbo a Cádiz el 8 de noviembre de 1842. Allí murió tres años más tarde, el 2 de septiembre de 1845.

Sus restos llegaron a Buenos Aires en 1857. Desembarcados solemnemente se depositaron en la Recoleta, con oraciones fúnebres a cargo de Valentín Alsina y Dalmacio Vélez Sarsfield. Luego en 1932 fueron trasladados al mausoleo donde descansan hoy en Plaza Miserere, para que así durante las 24 horas del día pueda rendirle honores todo aquel ciudadano que así lo quisiere. 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular